Romance de Blancaflor y Filomena

En esta entrada comparto con vosotros un romance que me ha pasado mi prima Pilar Cáceres Reche. Su madre, Francisca Reche Cáceres, la Kika,  se lo cantaba de pequeña en el cortijo de El Aguaderico, cerca de Venta Quemada.

Los que conocéis a la Kika ya sabéis es una bellísima persona. Es imposible ir a su casa y no quedarte a comer algo. Vaya, donde se ponga la familia que se quite lo demás. La Kika, que ahora tiene 66 años, es hija de Luis (de Pulpite) y Juana, la hermana mayor de mi abuelo Pablo “Arroz-seco”. Nació en el cortijo de La Hinojora, en la carretera que une Cúllar con Oria, y luego vivió en La Casa del Abad y en Malagón. Cuando se casó, ya se fue a vivir a El Aguaderico (El Aguarico, como se prouncia allí), donde sigue viviendo. Por lo tanto, este romance lo aprendió en alguno de esos lugares.

Tras una comida familiar esta semana santa, estuve preguntándole si ella se acordaba de algún romance y se ha podido acordar de la letra de este, aunque no de la música, pero ha merecido la pena. Buscando por internet, se trata de un romance muy antiguo, que, según Menéndez Pelayo “es una transformación del mito clásico de Progne y Filomena del cual conserva rasgos esenciales”. Es un romance muy extendido e incluso hay libros dedicados exclusivamente a su estudio, como este. Cantautores como Joaquín Díaz también han musicado este romance. Aquí os dejo su versión, y a continuación os dejo la cullarense: veréis que cambia bastante, pero que lo esencial se mantiene.

Romance de Blancaflor y Filomena (Cúllar)

Don Fermín se paseaba

por la arena y por el mar,

con sus dos hijas del alma,

Blancaflor y Filomena.

Pasa por allí un caballero

y se ha enamorado de Blanca,

ya los casan, ya los velan,

ya la lleva a su tierra.

Al cabo de muchos años,

el joven se va a la guerra

y cuando venía de vuelta:

-Si mi suegro se enterara

al camino me saldría.

Y su suegro que se enteró,

al camino le salió.

-Yerno mío, ¿cómo estás?

Y mi hija, ¿cómo queda?

– Su hija queda muy bien.

El encargo que me ha hecho

que me lleve a Filomena.

Y entonces respondió el padre:

-Filomena no se va

porque es muy guapa y muy bella.

-La quiere el hijo del rey

para casarse con ella.

(Sale Filomena a la calle ante la insistencia del padre de que se vaya el cuñado)

-¡Quedaros con Dios vecinos

que mi padre me destierra!

-No te destierro, hija mía,

que tu cuñado te lleva.

-Yendo con mi cuñado,

hago cuenta que voy muerta.

En llegando al pino alto,

palabras de amor le mienta.

-No me mientes eso cuñado

que el enemigo te tienta.

La ha bajado del caballo

y allí ha abusado de ella

y a señas da aviso a unos pastores

que había en la sierra,

que le dieran papel y pluma

para escribir una esquela

y con sangre de sus venas,

se puso a escribir la esquela.

Pasa por allí un pajarito

y en el pico se la lleva

y al pasar por altos mares,

a su hermana se la deja.

Llega su marido a la noche

y ya tenía su mesa puesta:

-¡Ay que cena tan rica,

ay que cena tan buena!

-Más buenos eran los besos

de mi hermana Filomena.

Ella salió a los altos mares

predicando esta historia:

“Padres que tengáis hijas,

casadlas en vuestra tierra,

que mirad lo que ha pasado

con mi hermana Filomena”

Creo que es fascinante que un mito clásico haya llegado hasta nuestros padres de forma tradicional y ello me hace plantearme una reflexión que, desde aquí, me gustaría compartir con vosotros: ¿No os parece que esta “otra cultura”, la oral, es de un gran valor y que se nos está escapando de las manos? Parece que en estos tiempos el conocimiento haya que adquirirlo en los libros, en el colegio, en el institudo o en la universidad, cuando en nuestras propias familias tenemos un legado riquísimo que solo hay que buscar y rescatar del olvido. En algún momento, la concepción de “la cultura” despreciaba aquello popular y esa concepción pasó en algún momento al sistema educativo, calando en nuestros padres y abuelos, que dejaron guardado en un cajón de la memoria todo ese conocimiento: recuperémolo para el futuro.

Anuncios
Categorías: Romances, Vídeos | 12 comentarios

Navegador de artículos

12 pensamientos en “Romance de Blancaflor y Filomena

  1. pepe

    Enhorabuena por esta nueva entrada, llevas toda la razón, la memoria oral es fundamental y forma parte de nuestra historia que no debemos dejar perder. Yo este romance lo había escuchado en las personas mayores y es sorprendente ver como estas personas, que en algunos casos no sabían leer ni escribir, tenían tan buena memoria para aprender de oído los romances, poesías etc.
    El Cortijo del Abad yo siempre lo oí mencionar como la “Casa Labá” , igual que a D. Pedro se le conocía más por “Lompedro” la Bermeja por la “Mermeja” o el Vincu por el “Vinco”, y así otros muchos lugares de la zona. Además de la Bermeja o Mermeja de Cúllar, en Chirivel existe otra aldea con este mismo nombre a cuatro km. del pueblo, más o menos vivían los mismos vecinos que en la otra y está situada sobre un pequeño cerro de tierra rojiza, que seguramente tiene mucho que ver con su nombre.

  2. Hola Pepe, sí yo también he oído siempre esos nombres pronunicados como tú dices. El caso de la Bermeja, es un fenómeno lingüístico bastante común cambiar la b inicial por la m, por su parecido. Pasa igual que en otras palabras como “mandurria” por “bandurria”. El que dices tu del Vincu, yo diría que mi abuela dice el “Víncul”, y de hecho si miras en los mapas oficiales (por ejemplo en el SIGPAC http://sigpac.mapa.es/fega/visor/) aparece como el cortijo de “El Vínculo”… Es uno que está muy cerca del límite con la provincia de Almería, ¿no? Pasa igual que en en el cortijo “Loviguera” que es de “los Vigueras” o “lomuñoz” que es de “los Muñoz”… Un caso que no tengo muy claro es si es “Lorrán” o “Los Ran”, porque en el mapa el cotijo aparece como Lorrán, pero luego el camino que lleva hacia él es el camino de “Ran”, así que seguramente será el “Los Ran”. ¡Un saludo!

  3. pepe

    Hola Cristóbal, voy a intentar aclararte lo de Lorrán, en realidad son tres los nombres que reciben estos cortijos Los Ran, Lorrán y El o Los Orrán. En Aspilla los conocíamos por este último nombre y para diferenciarlos se decía el de arriba y el de abajo, porque aunque ambos cortijos están separados se encuentran muy cerca el uno del otro. En El Orrán de arriba se libró la batalla más dura de la banda de “El Carbonero” con la Guardia Civil, en ella hubo varios muertos de los dos bandos entre ellos el cerebro de la banda “El Espadilla” y un guardia civil. Todavía, se pueden apreciar en la fachada del cortijo, a pesar de su avanzado estado ruinoso, las huellas de las bombas lanzadas por la Guardia Civil.
    En cuanto a Vinco, como lo conociamos nosotros, está muy próximo al limite de la provincia de Almería y a los cortijos antes mencionados, recuerdo ver en los años cincuenta como pasaban los camiones que iban a cargar maderos de pino al Vinco. Los zagales de Aspilla, cosas de zagales, salíamos detrás de los camiones para ver si los alcanzábamos corriendo cosa que por cierto nunca conseguíamos pero al acercarnos corríamos el riesgo de ser atropellados. Cuando nos hartábamos de tragar humo y polvo del camino abandonábamos la carrera y seguíamos mirando el camión hasta que se perdía por los chaparrales camino de la carretera N-342, seguramente su destino sería Murcia u otros puntos del levante español.

  4. Pingback: Romance de los Dos Hermanos « Matián: memoria oral del Altiplano de Granada

  5. Pilar Caceres

    Que arte tienes y qué razón! Gracias a iniciativas como la tuya al menos se mantiene no solo el contacto con la famllia, que siempre es un placer que nos visitéis, sino que permanezcan vivas nuestras raíces y bagaje cultural.

    Besos a tdoso y a ver si nos tomamos, este verano, las migas con la lechuga que comentabas antes jajaj

    Hasta pronto

    P.D. Ha quedado muy bien el romance con el complemento de la música, eres un genio!!

  6. Remedios Azor Salvador mis raices son de Matian mipadre hera de Matian y meencanta los romances la gastronomia yo naci en Cullar y rresido en Cartagena…

  7. Francisco Urrutia Pérez

    Hola Cristobal, no tengo el gusto de conocerte, cosa que me gustaria, pero bueno lo que yo queria decirte es lo siguiente, que estoy seguro que tu ya sabes pero al no mencionarlo, me atrevo a darte mi opinion:
    los nombre y toponimos que suenan parecidos tienen su origen en que la gente antigüamente no sabian (la mayoría) leer, todo lo que aprendia lo hacian foneticamente de hay la confusion en los nombres que mencionabas al principio.
    Por aqui por Almeria hablando del romance de Blancaflor y Filomena, el comienzo de dicho romance es diferente aunque como bien dices son de tradicion oral es logico que tenga sus variantes dependiendo del lugar incluso de la epoca.
    La reina se paseaba entre Palacios y arenas
    con sus dos hijas queridas, Blancaflor y Filomena,
    por alli paso Turquin, que se enamoro de una de ellas
    se enamoro de Blancaflor no olvidando a Filomena.

    Ya se casan ya se casan
    ya se la lleva a su tierra.

    Solo queria hacerte esta reflexión dado que buscando me he encontrado con estre tu blog, admiro a las personas que como tu se interesan por la cultura y ñlas tradiciones de los pueblos pueblo sin tradiciones, no es pueblo.

  8. Por estas tierras latinoamericanas también se cantó Blanca Flor y Filomena, existen varias versiones. Violeta Parra recogió una versión y la cantó sin hacerle modificaciones, algo poco usual en ella, porque todo lo que canta es de su creación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: