Las Primeras Comuniones

Después de un paroncillo, ya tenía ganas de hacer otra entrada. Si habéis leído las otras, habréis visto que todo lo que voy rescatando de la memoria matianera viene de mi familia, pero principalmente de mi abuela, Pilar “la Parrúa”, que aunque se crió en Venta Quemada (o la Venta como se dice por allí), se casó con mi abuelo Pablo “Arroz-seco”, que era de Matián, y se fue a vivir allí. Bueno, pues ella ha tenido la virtud de guardar muchas cosas de Matián en los 46 años que hace que se vinieron a Ibi. Una de ellas son los recordatorios que se daban en las primeras comuniones, que es lo que compartiré hoy con vosotros.

Mi abuela cuenta que las primeras comuniones en Matián las hacían todos los zagales de la misma quinta a la vez, que solían ser cinco o seis como mucho, contando con los que bajaban de los cortijos que pertenecían a Matián. La celebración era muy humilde:  se convidaba en las casas a la familia que vivía en Matián (ni siquiera venían familiares de la Venta o de Pulpite) y normalmente se hacía un arroz, que allí era la comida por excelencia que se guisaba en los días de fiesta.

La mayoría de comuniantes no llevaban traje de comunión, sino que iban con ropa de mudar. Aún así, mi abuela como sabía coser le hizo uno a mi tía Grego, la Chipilina que le decían allí.  No sé si otras familias tendrán fotos de la ceremonia con todos los niños juntos, porque parece ser que normalmente el fotógrafo no subía de Cúllar para la ocasión. Por eso, mi abuela solo conserva la foto de mi tía Grego vestida de comunión, pero de otro día que subió el fotógrafo y ella la vistió para que la retrataran. Aquí podéis ver la cara de angelico que tenía (y, según cuentan, de angelico no tenía nada).

*Comparto con vosotros una foto que me ha enviado Paqui Galera Martínez (la de Marcos y Anica), tomada en este caso el propio día de la primera comunión en la Posá, que por entonces llevaban sus padres. Está tomada en el año 1965-1966. Del resto de personas solo reconozco al tío Constante, padre de Marcos, que fue durante mucho tiempo guarda de Matián. A ver si vais identificando al resto y voy añadiedo los nombres (dejar un comentario).

 

 

Si pasamos ya a los recordatorios, el más antiguo que conserva mi abuela es de 1957, el de mi tía Paqui (Francisca Cáceres Fernández), que falleció en 1988 y de quién conservo pocos pero muy buenos recuerdos. Era la mayor de todas las hermanas de mi madre y fue la primera que se vino a Ibi de mi familia más cercana. Junto a ella, que tendría unos 13 años por allá por el año 1963, se vinieron sus primas Gregoria y Ana María, acompañadas por su abuela, que las cuidaba. Vivieron un tiempo en el carrer Empedrat, encima de donde después estuvo la churrería Los Faroles,  donde los dueños de la churrería les alquilaron una habitación para las cuatro. Sus otros primos Joaquín, Pepe Luis, Gabino y Elena se habían venido antes, por lo que ya tenían a gente conocida en Ibi.

El siguiente recordatorio es de 1960, del ventero Pedro Antonio Cañadas Girona (seguramente de los Cañadas que llevan el restaurante de la autovía al lado de la Venta). Seguramente la familia de mi abuela, al vivir en la Venta, tenía relación con ellos. Si os fijáis, la oración que hay en el recordatorio es la misma que en el anterior, por lo que el primero también se imprimiría en la misma imprenta “Librería Cervantes – Baza”, como figura en este.

El tercero en antigüedad es de 1961, de mi tía Gregoria Cáceres Fernández, “la Chipilina”, con la excepcionalidad de que mi abuela conserva tres versiones con tres ilustraciones diferentes. También está imprimido en Baza. Como podéis ver, las primeras comuniones se celebraban entre finales de mayo y principios de junio, y las de este año se celebraron el mismo día de San Antonio, cuando eran las fiestas de Matián y se celebraban los Moros y Cristianos (cuando se acerque la fecha, haré otra entrada sobre ello)

El cuarto en antigüedad es de 1963, de los hermanos Juan y José Martínez Martos. Al principio mi abuela no recordaba quiénes era, pero rebuscando en la memoria ha recordado que seguramente serían los hijos gemelos de Doña Paquita, la maestra de Matián.

El quinto recordatorio en antigüedad es el de Maravillas López Reche, la de Pepe de Joselillo y Maravillas de José León, y es de 1964. De nuevo, aparece la misma oración que en los más antiguos, por lo que seguramente también se imprimiría en Baza, aunque no aparezca.

En los siguientes recordatorios, llegamos ya a unas fechas clave para Matián. Pensad en entre el año 1962 y 1966 fue cuando la mayor parte de los matianeros emigraron principalmente hacia Ibi, aunque también hacia Onil, Beneixama y Banyeres de Mariola. Primero se venían algunos familiares, los que eran mozos (jóvenes solteros), y luego se venía el resto de la familia con los más pequeños. Por eso, como veréis ahora, del año 1966 mi abuela conserva tres recordatorios, dos de primeras comuniones celebradas en Matián y otro de una celebrada en Ibi, seguramente de alguien que había emigrado ya, pero que ella no reconoce tampoco por el nombre. Se tratan de Luisito y Ramona Martín Marquina y de José Manuel Motos Galera, hijo de José “el Labraor” y Antonia la de Constante, quienes en aquel entonces llevaban la “Posá”, que sigue siendo de su propiedad.

Del mismo año 1966 es el recordatorio de mi madre, Pilar Cáceres Fernández, con la particularidad de que por alguna razón celebró la primera comunión a finales de junio, un día diferente del de los otros zagales como José Manuel Motos. Quizá por ello y por temas de tiradas de imprenta, su recordatorio esté escrito a máquina, a diferencia de todos los otros. En noviembre de aquel mismo año, la familia de mi madre se trasladó a Ibi, donde al año siguiente mi madre volvió a tomar la primera comunión (!).

En 1966 quedaban ya pocas familias en Matián, quizá por eso y según información del Archivo Parroquial de Cúllar, ese mismo año la que era Parroquia de Matián, con entidad propia, desaparece como tal y se integra en la de Cúllar, dónde se encuentran todos sus libros sacramentales .

Los siguientes recordatorios ya son todos de matianeros que tomaron la primera comunión en Ibi. Por ejemplo de los primos de mi madre Jesús Fernández Túnez (del que no se lee el año), hijo de mi chacho Pepe “el Parrúo” y mi chacha Pepa “la Violina”; y el de otro primo de mi madre, Gregorio Fernández Carrión, hijo de Agustín “el Parrúo” y Adora “la Carriona”.

Por último, comparto con vosotros los recordatorios de mi tía Ange (Ángeles Cáceres Fernández), quien tenía solo dos años cuando se fue de Matián y el de su amiga Piedad Carrión Rodríguez, que aunque sus padres no son de Matián, son de por allí (su padre es de Cúllar y su madre de El Margen).

Espero que esta entrada os haya gustado. Como sabéis, la idea de este blog es que sea una cosa colectiva, así que si tenéis más información sobre las primeras comuniones podéis compartirla con un comentario a la entrada o incluso si conserváis otros recordatorios o fotos y queréis que los añada a la entrada solo tenéis que decírmelo y nos ponemos con ello.

¡Un saludo a todos y todas!

Anuncios
Categorías: Fotos, Tradiciones | 18 comentarios

Navegador de artículos

18 pensamientos en “Las Primeras Comuniones

  1. Pilar Cáceres Fernández

    Cris con todo lo que estás aportando, seguro que los “matianeros/as” y alrededores que entren, se alegrarán muchíiisimo… Para mí ver y leer lo que has puesto ha sido una sopresa y me ha emocionado mucho…. Por cierto, no me acordaba de haber tomado 2 veces la Comunión. Claro que en Matián tenía tan sólo 7 “añicos”…. De la de Ibi, recuerdo que la hice de “monja” con un vestido que me dejó, por lo visto, la prima Concha de Cúllar (no he olvidado que me sentía acomplejada porque era la única con ese traje) las demás niñas las recuerdo vestidas de “novia” y como mucho más “elegantes”…Por cierto , creo que hay una fotillo de la comunión por ahí…Ya la buscaré….
    Ánimo y como ya te he dicho, me ha encantado!!!!

  2. José Manuel Motos Galera

    Como dice tu madre, me ha emocionado. Es como volver a aquella epoca y aquel tiempo en el que allí había vida. Las dificultades debieron ser extramas y eso provocó la “desaparición” de la vida en Matián pero los niños no eramos conscientes. Los nios, los juegos entre las leñas y las esquinas, la escuela… nos lo llenaba todo. Será también la edad que uno va acumulando y la nostalgia pero tengo que retener las lágrimas. En fin, que tengo una foto de mi primera comunión tomada en la “Posá” que entonces era de mi chacho Marcos y mi Chacha Anica. la voy a escanear y la mando. ¡ADEMÁS SEGUIRÉ ESTA PÁGINA CON ANSIA DE NUEVAS INFORMACIONES! Siempre he deseado escribir algo, no de Matían que algo hay, sino de las personas, que creo que habría mucho que contar, y con bastante carga dramática.
    No dudes en utilizar mi email las veces que quieras.
    Un abrazo.

    • majo

      Hola Cristobal.
      Soy Paqui (la hija de Marcos y Anica). Me ha gustado mucho ver tu bloc. Espero seguir viendo más cosas de Matian.
      A Jose Manuel mi primo…te quería adjuntar una foto, pero no puedo. Cuando puedas a ver si me puedes facilitar tu correo y te la envio.
      Cristobal estoy segura que mi padre te puede contar muchas cosas de Matían.
      Un saludo

  3. Hola José Manuel, me alegro de que te haya gustado el blog. ¡Claro, pásame la foto y la incluyo! Es estraño porque yo también siento esa especie de melancolía, y eso que es solo a través de las historias que me cuentan, sobre todo mi abuela. Te animo con esa idea de escribir algo, como tú dices, de las personas, que son quienes en realidad hacen que los lugares sean lo que son. Un abrazo.

  4. pepe

    Muy interesante, todo el material que recoges en esta entrada, mi enhorabuena a ti por tu labor divulgativa y a las personas que han sabido guardar estos bonitos recuerdos para que todos los podamos disfrutar.
    Bueno, como te dije te, voy a contar un poco como fue mi primera comunión. Sería allá por el año 1957 o el 1958, yo tenía entonces nueve o diez años. Aquello fue todo muy sencillo, nada de recordatorios, ni fotos, ni trajes especiales nos llevaron un domingo del mes de Mayo desde Aspilla a Chirivel y allí tomamos la primera comunión en la parroquia de San Isidoro. Todo lo organizó el maestro Pedro Juan de Los Cerricos (Oria), este hombre en realidad no era maestro pero se dedicaba a enseñar lo que sabia por algunas aldeas y cortijos de Chirivel y Oria. El trayecto hasta el pueblo lo hicimos a pie todo los niños, con el maestro a la cabeza del pelotón, recorriendo los seis kilómetros de distancia que separan la aldea del pueblo. Por cierto que no nos acompañaron los padres ni otros familiares porque había cosas más urgentes que atender y no se podía perder el día en asistir a ceremonias a tan larga distancia. Una vez que salimos de la iglesia el maestro nos llevó a casa de su amigo Juan ” Luna” que vivía en el Camino del Puerto, uno de los barrios más humildes de Chirivel en aquellos tiempos, en casa del tío “Luna” nos dieron tortas fritas con chocolate para reponer fuerzas antes de volver de nuevo a casa, bien entrada ya la tarde. Así que allí nos esperaban con un buen arroz y algunos pasteles que habían traído, para la ocasión, desde la confitería “La Polaca” de Oria.
    A pesar de ser todo tan sencillo, los niños lo pasamos muy bien entre las tortas fritas , el arroz , los dulces y librarnos de ir aquel día a guardar los borregos pues todo perfecto.
    Al año siguiente nos llevaron a la parroquia de Santa Barbara de Los Alamos (Oria) para recibir la confirmación de manos del Sr. Obispo, aquello fue peor porque no nos dieron nada, salvo la “guantá” del Obispo al confirmarnos. Pero eso sí el trayecto, también a pie, era solo de tres kilómetros .

    Yo tengo muchos recordatorios y fotos de primera comunión, pero no tengo ninguno de Matián ni otros lugares de Cúllar me gustaría poder contar con alguno para ponerlo en mi próximo libro, creo que no habrá ningún problema para conseguirlo.

    • Hola Pepe, ¡qué interesante todo lo que cuentas! Gracias por compartirlo con todos. Si quieres incluir en tu próximo libro alguno de los de mi abuela, no hay problema, quedamos un día y te los paso. ¡Un saludo!

  5. José Manuel Motos Galera

    Pepe, tu entrada en sí es ya un relato válido sin más añadidos. No sé quién eres ni si resides en la zona de Chirivel. Hablas de tu próximo libro y me interesa. Y conocer la historia del “Carbonero”. He leído un libro publicado en Albox, pero incompleto. Ignoro si todavía vive alguien de la época. Mi abuelo el tío Costante (Costantino como se llamaba) en vida me contó de visitas del “Carbonero” a la Posá de Matián. Nada tiene que ver esto con las primeras comuniones, es un tema interesante para el futuro.
    Buenos días. El trabajo llama a la puerta.

    • Sobre la relación del Carbonero con Matián hay mucho que contar. Mi abuela recuerda toda la historia perfectamente, del sitio en el cortijo de Los Ran (en el Campo Cisnares, cerca de Los Álamos) y de cómo el Carbonero se escapó y mataron al Espadilla. Luego, cuando ya mataron al Carbonero en la cueva de los Masegosas de la Venta del Peral, lo pasearon por toda la zona y ella recuerda de salir a la Ventilla del Valenciano (cerca de donde ahora está el restaurante de Los Cañadas, en la autovía, al lado de La Venta) y verlo en una carreta con la cara destrozada y las tripas fuera. Ella cuenta que el Carbonero estuvo sirviendo en Matián un tiempo y por eso tenía relación con algunas familias. Miguel el de los López me contó que a un familiar suyo lo encarcelaron por haberle vendido tabaco en Matián al Carbonero. ¡Otro tema para hacer una entrada!

  6. Manuel

    ¡Bueno, bueno, bueno! ¡cómo estáis poniendo el blog! ¡qué aportaciones, geniales! y sobre todo la de Pepe! qué bien describes ese día, aunque echo de menos el que te hubieses podido recrear un poco más contando más detalles; qué goce de día de la 1ª comunión, ya veo que te dejó un recuerdo imborrable, sobre todo por la comida, todo un manjar que hoy, está claro, sería difícil poder disfrutar.

    Cristóbal, te manejas con tus comentarios como si fueses de Matián y en realidad, has estado allí en contadas ocasiones; probablemente, con lo que ha contado la abuela te ha pasado como a mí: Matián está despoblado, casi perdido, pero no sé qué hay en aquellos lejíos que proclama en el silencio que aún sobreviven en la magia del lugar, muchas historias intensas y todavía llenas de vida y quizá también, en ocasiones, de dramatismo y que a poco que respetes su potencia, hace que casi se sientan de una manera especial; no sé por qué siempre me han impuesto mucho respeto aquellos paisajes y la vaga idea de lo duro que tuvo que ser poder sobrevivir en un lugar en el que nada era de nadie y todo de muy pocos.

    José Manuel, si no me equivoco eres el primo de Ángel Cáceres, recordarás algún que otro verano en Ibi con la cuadrillo de tu primo, yo soy uno de ellos, Manuel y estoy casado con su prima Pili. Saludos.

    Por cierto Cristóbal, otra cosa con la estampica de la 1ª comunión de mamá, ¡es única! y es la más artística y elaborada de todas ¡echa con máquina de escribir!, todo un arte la cruz; se pueden distinguir las marcas especiales que dejan algunas letras de la máquina de escribir sobre el papel. ¿Sabrá la abuela quién la hizo y cuántas hizo?.

    Otra cosa más, nada que ver aquellas comuniones con las de hoy día, porque ahora a los niños los tienen en el catecismo tres años y a pesar de ello, ya ves la falta de “vocaciones”; ¿cuánto harían de catecismo en Matián, y quién se lo daría?.

    Un beso muy fuerte hijo.

    • Me alegro de que a ti también te guste, papá. La verdad es que entre todos estáis dándole un ambientazo al blog, no me lo esperaba 🙂 (¡ya se ha acabado el fondo en blanco del blog, hehe!) Ya le pregunté a la abuela por qué mamá hizo la comunión otro día y por qué ese recordatorio se hizo a máquina, pero no le suena nada. Me dijo que normalmente los recordatorios los encargaban en una librería que había en la plaza en Cúllar (y estos a su vez lo encargarían a la Librería Cervantes de Baza). ¡Besos!

  7. pepe

    Me alegro de que os gustara mi relato de ayer, sobre mi primera comunión, yo lo consideraba un poco largo y creí que podría aburrir. Sin embargo veo que os pareció interesante y agradezco esa valoración. Efectivamente, podría contar con más detalle aquel acontecimiento pero con lo dicho creo que os podéis hacer una idea bastante aproximada de como se desarrolló el acto.
    Cristóbal, te agradezco que me ofrezcas poder contar con algún recordatorio para mi libro, ya veremos la forma de que me los puedas pasar.
    En cuanto a José Manuel Motos, para que me conozca un poco, le diré que me llamo José Gracía Gea -pepe para los amigos-, tengo casi sesenta y cuatro años y soy de Chirivel aunque llevo viviendo en Ibi algo más de cuarenta años.
    En Agosto de 2010 publiqué mi primer libro sobre como era la vida, a mediados del siglo pasado, en la zona norte de Granada y Almería sobre todo en los pueblos de Chirivel, Cúllar, Orce, Oria, Maria y los dos Vélez. Esta, mi primera obra literaria, tuvo una magnifica aceptación agotándose la edición a los pocos meses de salir. De aquel trabajo me quedó bastante material y junto con el que he conseguido posteriormente estoy preparando lo que será como una segunda parte de mi primer trabajo, espero que pronto pueda publicarlo aunque aún falta un poquito.
    En cuanto al Carbonero, yo he recogido muchos testimonios de personas que le conocieron, además tengo la historia que escribió el “Tío Pedro Felipe” , he leído el libro publicado en Albox y no me acaba de gustar mucho, creo que se podría haber hecho algo más ajustado a la realidad. Este libro lleva una parte más o menos real y otra que es novela. En mi anterior libro hablo un poco del tema y creo que en el próximo también sacaré algo porque considero que, para mucha gente , sigue siendo un asunto interesante y para mi también lo es.
    Un saludo, amigos blogueros, seguiremos en contacto.

  8. Hola Cristobal, me parece maravillosos lo que haces con tu blog, es una manera de no perder la memoria y de saber siempre de donde venimos.
    Te escribo desde Argentina, mi abuelo Andres Azor Martinez emigró de Matián y su mujer Basilia Simón Reche, mi abuela, de Venta Quemada a principios del siglo pasado.
    Son muy importantes para mi los relatos de aquellas épocas que me permiten dar una idea de lo que por aquellos años se vivía por allí.
    Seria muy interesante que pongan fotos antiguas de Matian y su zona aledaña.
    Como podría adquirir los libros de Pepe y Asun Torres “Cúllar, Ayer y Hoy”?.
    Te comento que he creado, con mucho esfuerzo por la distancia que me separan de las fuentes y con la ayuda de algunos parientes que viven por allí, una página sobre el apellido Azor y donde se encuentran casi todos los apellidos que hoy habitan esos lugares (Matián, Cúllar, Oria, Somontín, etc.), la misma es http://www.azoresporelmundo.com.ar
    Les mando un fuerte abrazo a todos y seguiré con atención el desarrollo de este magnífico blog.

    Juan Carlos Azor González

    • Hola Juan Carlos,

      Gracias por tu comentario, me alegro de que el blog cruce el Atlántico. Unos tíos de mi abuelo de Matián también emigraron a Argentina (eran Galera de apellido), antes de la guerra civil, pero perdimos el contacto. Las últimas noticias que tenemos son de Triunvirato y Lincoln de allá por los años 50. Vi tu página web buscando información sobre Matián en la red. Enhorabuena, todo un trabajazo muy completo. ¿Qué hiciste para conseguir toda esa información y partidas de nacimiento, viniste a España? Poco a poco iré colgando fotos antiguas, aunque ya te aviso de que hay muy pocas, porque era rara la vez que el fotógrafo subía a Matián. Algunas aparecen en el documental de la primera entrada. En cuanto a los libros, supongo que si se lo pides a los autores no tendrán problema en enviártelo a contrareembolso por correo. Si quieres el contacto de Pepe, dímelo y se lo comento.

      Un saludo y un fuerte abrazo también para allá.

      Cristóbal.

  9. Estimado Cristóbal, estube buscando un poco, lo que tu dices “Triunvirato y Lincoln” no debe ser otra cosa que el pueblo de Triunvirato, perteneciente a Lincoln y del que dista unos 25 Km. En Triunvirato no encontré ningún Galera, pero en Lincoln si: Alejandro Galera con dos direcciones diferentes, Caseros 409 y Miravalle 47, ambos de Lincoln, Buenos Aires y sus respectivos teléfonos: 54-02355-432293 y 54-02355-431275. Es muy provable que sea un descendiente de tus tios abuelos.
    Respecto a mi página te diré que he ido a España dos veces, la última el año pasado, pero solo de turismo. Las investigaciones las he realizado a través del archivo de los Mormones y por el gran apoyo que he tenido de algunos parientes, que conocí por medio de Internet, sobre todo de Miguel Azor que vive en Almuñecar y es un Matianero de ley.
    Te pido que me contactes con Pepe, me gustaría mucho leer su libro.
    Estuve viendo el documental “de Matian a Ibi” y te comento que todos los apellidos de los entrevistados se encuentran en mi pueblo: Reche, Cáceres, Carrión y todos vinieron de allí.
    Un fuerte abrazo desde Argentina.

    Juan Carlos Azor

  10. hijo de Elidia

    Saludos de un ventero pero que casi toda su familia es de Matián.
    Cristobal, tú y yo tenemos familia común.
    Un abrazo sincero desde Ibi.

    Viva la Venta, Matián y “toa”Graná

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: